CEPS

La educación es un derecho humano esencial para el desarrollo de las personas, la paz y la democracia.    

 «Educad a los niños y no tendrás que castigar a los hombres» Pitágoras (500 a.C.)   

El Centro de Estudios de Psicología Social (CEPS) de Barcelona, España es una entidad sin fines de lucro, dedicada a la investigación y  la difusión de la Psicología Social. 
Fue fundada en el año 2005, aunque un año antes ya habíamos comenzamos las actividades trabajando de forma voluntaria con grupos de narcóticos anónimos, conteniendo distintas problemáticas y patologías de origen psicosocial. Luego continuamos realizando actividades de formación y apoyo en barrios y zonas vulnerables de España, Argentina y Colombia, en alianza con diferentes organizaciones estatales y/o sociales. En el camino fuimos aprendiendo y continuamos aprendiendo.
Hace ya 2.500 años que Pitágoras nos enseñaba cual es el camino, su famosa frase tiene hoy total vigencia. La educación es la base de la salud mental y física de las personas y a lo mencionado por Pitágoras le deberíamos agregar la siguiente cita:

«Educad a los adultos y los niñ@s serán sanos»  (CEPS)

Son los adultos los que enferman a los niñ@s

                           Escuela de Psicología Social

Apoyados en nuestra formación académica y con más de 20 años de experiencia profesional (con cerca de 40.000 horas de actividades prácticas en el campo de la psicología social), un grupo de personas decidimos comenzar la enseñanza de la psicología social. Para lograr esto fundamos la Escuela de Psicología Social de Barcelona, España y, con la colaboración del CEPS, nos decidimos a poner en acción un Programa Social Educativo para que las personas y colectivos más vulnerables y desprotegidos tengan acceso al estudio de este conocimiento, algo que es fundamental para mejorar su calidad de vida.
El objetivo principal de la Escuela de Psicología Social es la formación de profesionales en Psicología Social para que puedan intervenir en el área psicosocial, apoyados en el desarrollo de la educación. La cual definimos como el proceso de aprender a pensar, por esto es que abrimos la Escuela de Psicología Social. Para nosotros la educación no es solo acumular información o conocimientos, sino que es, ante todo, aprender a pensar. Esto significa reconocer la relación dialéctica, mutuamente modificante, de las partes que componen un todo. La resolución de una situación de conflicto requiere que la persona aprenda a pensar en cómo resolverlo, tomando en consideración todos los elementos que intervienen. Lo mismo ocurre con los distintos grupos sociales o con la comunidad, ellos deben, en conjunto, aprender a pensar en cómo resolver los problemas que les obstaculizan la tarea.
Muchos pensaran que estamos diciendo algo «obvio», absurdo, y nos dirán que todas las personas en el mundo piensan y que no necesitan aprender a pensar. Es un error muy grande creer que todas las personas saben pensar, si fuera así no tendríamos tantos problemas en nuestra vida y no habría tanto  sufrimiento, tanta injusticia, ni tantos gobiernos corruptos. Todas las especies de animales y vegetales, al igual que cualquier partícula ondulatoria, reciben y emiten información, pero una cosa es recibir y emitir información y otra cosa es saber pensar.
Pensar es la facultad inherente a los seres humanos, lo que nos distingue de las demás especies y que exige un conocimiento y una reflexión sobre el entorno para producir una nueva información. Podemos pensar bien o pensar mal, ello dependerá de varios factores que estudiaremos en la Escuela de Psicología Social.
Para que los seres humanos podamos salir de la alienación destructiva en que se ha convertido la sociedad en este siglo XXI debemos cambiar la forma de pensar.

Necesitamos una nueva educación que nos permita aprender a pensar.

La difusión de los conceptos de Psicología Social, el análisis y asesoramiento psicosocial, así como la implicación –directa e indirecta– en proyectos de desarrollo social son también parte de nuestros objetivos.
La función y la tarea de los y las psicólogos/as sociales, y su especialidad, es la intervención psicosocial a nivel individual, familiar, grupal, institucional y social-comunitario, con el objetivo de apoyar y acompañar los procesos de aprendizaje y comunicación que facilitan y promueven la salud mental y física de las personas. El profesional en Psicología Social es un co-pensador activo que interviene como un elemento catalizador, de análisis y reflexión, dentro del proceso terapéutico o corrector. Aprender a pensar es aprender a cuestionar y cuestionarnos.
El proceso de aprender a pensar comienza con hacernos la pregunta ¿por qué?. Esta es la llave que abre las puertas del conocimiento y nos enseña a pensar. Cuando nos hacemos las preguntas encontramos las respuestas. Debemos preguntarnos acerca de todo lo que acontece en el entorno social y material en el que vivimos para poder comprender mejor todo lo que ocurre.
A. Einstein nos decía: «no dejar de hacernos preguntas y no perder nunca la bendita curiosidad».
Para aprender a pensar  hay que aprender a cuestionar y cuestionarnos a través de hacernos preguntas. La humanidad avanza haciéndose preguntas. Si nos hacemos preguntas hallaremos las respuestas.
La tarea del profesional en Psicología Social es la intervención psicosocial a nivel individual, familiar, grupal y social-comunitario con el objetivo de ayudar a desarrollar en las personas y grupos la innata capacidad de aprender a pensar que todos los seres humanos poseemos.
La formación en Psicología Social está dirigida a todas aquellas personas que deseen adquirir y/o mejorar competencias y habilidades para la intervención psicosocial, tanto en aspectos de desarrollo de personas y grupos, como en la resolución y gestión de conflictos y la actuación en situaciones de crisis. También está dirigida a trabajadores de las áreas social, sanitaria o de recursos humanos en asociaciones del movimiento social, entidades de ayuda social, organizaciones de la sociedad civil, centros deportivos y culturales, entre otros interesados en los conocimientos de Psicología Social.
No es requisito tener estudios previos en psicología o conocimientos de grado superior. Se reconoce y se valora el saber social como parte del capital que cada persona adquiere y desarrolla a lo largo de su vida, extraído de la experiencia social y de las situaciones de la vida cotidiana. El aprendizaje social nos permite incorporar los conocimientos surgidos de una práctica social que luego se relacionan con los conceptos teóricos de la Psicología Social, permitiendo así la construcción de un nuevo Esquema Conceptual Referencial y Operativo (ECRO). Todo nuestro esfuerzo esta centrado en la educación, comprendida esta como un proceso donde el individuo aprende a analizar y relacionar, de forma dialéctica, todas las partes que intervienen en un conflicto o una situación determinada, con el objetivo de transformar dicha situación de conflicto en una experiencia enriquecedora de su realidad.

Es vital para nuestra vida que comprendamos la importancia de aprender a pensar para poder transformar la realidad. Todos los procesos terapéuticos incluyen este principio básico para lograr cambios en las personas.

Nuestro pensamiento construye la realidad. Podemos cambiar nuestra realidad si aprendemos a pensar

Este concepto es muy importante en el campo de la psicología social. Un niño o niña al nacer debe aprender a pensar, esa es su primera y principal tarea si quiere sobrevivir en un mundo dinámico y complejo. La educación consiste ante todo en enseñarle a relacionar los distintos elementos que componen una situación como partes de un todo, construyendo un ECRO que lo instrumente para operar en la realidad. La enfermedad mental, cuando el grado de alienación adquiere niveles elevados, muestra, como primer síntoma, un bloqueo emocional y cognitivo que le disminuye y/o le obstaculiza la capacidad de pensar, produciendo una rigidez o estereotipia que le impide ver el conjunto. Una de las tácticas, artimañas, del sistema socio-económico dominante es tratar de impedir que el sujeto pueda pensar libremente, alienándolo con inmensas cantidades de información «basura» que le produce un estado general de confusión. Si el individuo no aprende a pensar no puede transformar su realidad.
«Creo necesario comentar, primero, la tarea que la escuela se propone. He caracterizado esa tarea como un aprender a pensar, lo que es entendido como la construcción de un ECRO (Esquema Conceptual Referencial y Operativo)».
Dr. Enrique P. Rivière (el subrayado es nuestro)
Toda la formación en Psicología Social se basa en los procesos de aprendizaje y comunicación, de allí el concepto de aprender a pensar como estrategia que nos permite salir del estado de alienación mental, comprendiendo las causas que la originan, en especial el conocimiento del modelo de sociedad que genera la mayor parte de las neurosis y psicosis de origen psicosocial, al bloquear en el individuo la capacidad de aprender a pensar.
Al ser el modelo de sociedad, el factor morbigeno que afecta a las personas se hace necesario la transformación de dicho modelo, hacia ello debe dirigir sus esfuerzos la intervención del psicólogo/a social. La psicología social esta obligada a estudiar y analizar lo que ocurre en la sociedad y el rol del Estado. Estudiar de que forma la sociedad y el Estado, que dirige a la misma, afectan al individuo y a su familia, a los grupos sociales y a la comunidad, con el objetivo de ayudar a generar un cambio social planificado que nos permita construir una sociedad más saludable y menos enferma.