Didáctica

La Metodología de aprendizaje sigue una enseñanza programada en el desarrollo y la mejora continua, indispensable para constituir un programa de referencia en el ámbito educativo que denominamos Aprendizaje Social, Experiencial y Significativo a lo largo de la vida. Un continuo aprendizaje realizado a través de los diferentes momentos y situaciones del proceso creativo.

Esta Metodología incluye la siguiente Didáctica:

  • La Mayéutica, el método socrático de preguntar y preguntarse como forma de aprender y obtener información. La pregunta nos permite abrir el campo del conocimiento en un abanico de posibles respuestas.

  • La Interrelación dialéctica de las partes que componen el todo para poder comprender al objeto de análisis. Un objeto esta compuesto de múltiples miradas que deben intervenir, necesariamente, en el análisis del conflicto o del objeto de estudio en cuestión.

  • La Indagación significativa, direccional y operativa de las causas que generan el conflicto, lleva implícito un objetivo concreto de búsqueda para poder encontrar su explicación.

  • La investigación-acción-participación (IAP) o método de aprendizaje experiencial, es esencial para la obtención de la información operativa que nos puede conducir al esclarecimiento del problema.

Estos 4 ejes fundamentales de nuestra didáctica operan como un todo, que se articulan  alrededor de la construcción y aplicación de un pensamiento crítico, es decir, un pensamiento libre de juicios previos que contaminan el campo de investigación.

Por esta razón la denominamos Didáctica Operativa.

El desarrollo de un pensamiento crítico nos exige contemplar toda la información disponible, luego iremos clasificando y ordenando la misma hasta poder elaborar una conclusión, que puede ser parcial o definitiva.

Nuestra metodología educativa, fundamentalmente práctica y flexible en la formación, contempla incorporar a los hábitos de estudio y trabajo de los estudiantes la metodología científica de indagación operativa, de acción-participación, además del concepto de interrelación dialéctica entre mundo interno-mundo externo, individuo-sociedad y teoría-práctica como ejes del proceso de aprendizaje. Esto significa que la formación no es solo teórica sino que es fundamentalmente práctica.

La experiencia práctica es, muchas veces, la mejor escuela. L@s estudiantes deben comprobar la teoría en la práctica.  La Formación es teórico-práctica. 

Los y las estudiantes de psicología social deben ser activos participes de su formación, no individuos pasivos que solo reciben conocimientos que luego repiten de memoria sin ninguna comprensión. El estudiante es responsable de su formación, debe ser no solo exigente sino también un constante investigador social desde el primer día de clases.

La responsabilidad de la Escuela de Psicología Social es darle los elementos, la responsabilidad de los estudiantes es ser excelentes profesionales, para lo cual deben tener una actitud activa, desarrollar un pensamiento crítico, amplio y abierto. La rigidez educativa conlleva siempre a la alienación mental.

Les recordamos que la tarea que se propone la Escuela de Psicología Social es desarrollar en los y las estudiantes la aptitud de aprender a pensar, es decir, a desarrollar un pensamiento crítico.

Nuestra Escuela utiliza como estrategia pedagógica, estimular el desarrollo del pensamiento crítico en el proceso de aprendizaje de l@s estudiantes.

Alineados con la mejora continua, al finalizar los semestres la Dirección Académica, responsable de la elaboración del diseño curricular, evaluará el grado de consecución de los objetivos planteados, reformulando los existentes y proponiendo nuevas metas para reiniciar el ciclo de mejora en la calidad de los conocimientos impartidos.

Este tipo de docencia se dirige también a fomentar en los estudiantes las habilidades necesarias para la auto formación, el trabajo en grupo, el aprendizaje social y la formación continua a lo largo de la vida profesional. El aprender es un proceso constante en la vida de una persona, jamás dejamos de aprender, siempre es posible aprender. Necesitamos aprender continuamente, comprender los cambios que se producen en nuestro entorno social a través del concepto de aprendizaje mutuo, todos aprendemos de todos. Nunca hay dos días iguales ni dos situaciones iguales, siempre existen diferencias que deben ser analizadas, sean estas grandes o pequeñas, porque siempre modifican el entorno social. Estas oscilaciones, o cambios, conforman una estructura dinámica, abierta, en permanente restructuración en forma de espiral que demuestran los distintos momentos que atraviesa una situación, que modifican los contextos y por ende a las personas que intervienen. La didáctica consiste en que todos aprendemos de todos. Intercambiamos información, hay una retroalimentación mutua y continua durante todo el proceso de aprendizaje, lo mismo que en la vida cotidiana. Para esto utilizamos todas las técnicas que mencionamos en nuestra metodología.

«Según esta didáctica, el aprendizaje se estructura como un proceso continuo, con oscilaciones, articulándose los momentos del enseñar y el aprender que se dan en el alumno y en el docente como un todo estructural y dinámico».

Dr. Enrique P. Rivière