Metodología

La metodología educativa que utilizamos en la Escuela de Psicología Social es de Aprendizaje Social y Formación Continua a lo largo de la vida, donde el estudiante desarrolla toda su capacidad de análisis relacionando los contenidos que recibe con la observación y la participación social activa. La actividad practica cotidiana en su entorno social, le permite obtener lo que se conoce como aprendizaje experiencial o aprendizaje social. Este aprendizaje es tan importante como el aprendizaje teórico, por esto instamos a l@s estudiantes a tomar contacto, desde el primer día de clases, con su objeto de estudio fundamental, el ser humano en su entorno social.

Es importante que desde el primer día el estudiante comprenda que no es solo una formación teórica sino esencialmente práctica, que debe contrastar los contenidos aprendidos en el campo social, su entorno inmediato y la comunidad en la que vive y desarrolla su vida cotidiana. La teoría es una muy buena guía para la acción, la brújula que nos marca el camino, pero como dicen no hay que confundir el mapa con el territorio. La teoría es el mapa, pero debemos caminar el territorio porque allí hay muchas cosas que no aparecen en el mapa y son las que nos ayudan a comprender la realidad. La relación teoría-práctica es indispensable para l@s psicólogos sociales, conforma su aprendizaje social o experiencial.

Muchas veces se dice que no hay mejor práctica que una buena teoría y que no hay mejor teoría que una buena práctica. Ambos conceptos están relacionados de forma dialéctica. Nuestra Escuela de Psicología Social les da la teoría, l@s estudiantes deben hacer la práctica, la experiencia social.

Los y las estudiantes deben tener presente que desde el primer día que inician la formación deben cambiar la mirada. Cuando terminen la carrera ya no serán las mismas personas ni podrán ver la realidad como la veían antes de iniciarla.