Escuela de Psicología Social

«El mundo como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento.» Albert Einstein                                    

La Psicología Social surge como corriente o escuela de pensamiento cuando incorpora los aportes de investigadores y autores sociales –de EEUU y Europa– en la primera mitad del siglo XX. En principio adopto el nombre de psiquiatría social puesto que aun no se enseñaba psicología en las universidades. En Latinoamérica, fue el Dr. Enrique Pichon Rivière (Suiza 1907-Argentina 1977), uno de los fundadores a principios de los años 40 de la Asociación Psicoanalítica Argentina, quien adhiere también a esta escuela de pensamiento que incluye el factor social al problema de la salud mental, modificando el significado que hasta entonces tenían la psiquiatría y la psicología de principios de siglo.

La psiquiatría y la psicología clásica u ortodoxa establecen que las alteraciones mentales son solo un problema endogeno cuando en realidad es un problema endogeno y exogeno, es decir, que lo interno y lo externo están ligados de forma inseparable, dialéctica. El problema no esta solo en mis pensamientos sino en el vínculo que hay entre mis pensamientos y lo que ocurre en mi entorno social. La pregunta no es ¿que me pasa a mi?, sino ¿que me pasa a mi con lo que esta ocurriendo en la sociedad? Es decir, de que manera lo externo, «el afuera», afecta lo interno. Cómo me afecta lo que el <otro> hace.

El cambio del entorno social, del contexto, es lo que nos obliga a modificar, a dar una respuesta que nos permita adaptarnos a la nueva situación.

Una Escuela no es solo un edificio, sino que es, principalmente, una escuela de pensamiento, una teoría acerca de lo que percibimos como realidad. En este sentido es que fundamos esta Escuela, como una escuela de pensamiento psicosocial. Es importante aclarar una cuestión que pasa olvidada en las universidades y escuelas de educación formal, el ser humano es un ser integral, bio-psico-social, y como tal debe ser abordado. La Psicologia Social es la disciplina que estudia la relación entre el individuo y su entorno social y físico que denominamos mundo externo. Nuestro pensamiento es el resultado de la estructura psíquica, del proceso de elaboración del conocimiento con referencia a lo que ocurre en el mundo externo. Nuestra Escuela es una escuela de pensamiento critico, de análisis, sobre el acontecer social y su impacto en la conformación de la estructura psíquica de las personas, sus pensamientos y sus conductas o comportamientos.

Nuestro objetivo principal es la formación de profesionales en Psicología Social para que puedan intervenir en el área psicosocial, apoyados en el desarrollo de la educación. La cual definimos como el proceso de aprender a pensar, por esto es que abrimos la Escuela de Psicología Social. Para nosotros la educación no es solo acumular información o conocimientos, sino que es, ante todo, aprender a pensar. 

Todo el pensamiento que el ser humano genera es, estricta y literalmente, un producto psicosocial. La filosofía, el derecho, la economía, la antropología, etc. son el producto del pensamiento humano, de un individuo bio-psico-social que interpreta la información proveniente del universo de nuestra existencia, y elabora luego una respuesta adaptativa.

En el año 1953 se funda la Primera Escuela de Psiquiatría Social de Argentina, llamada luego Escuela de Psicología Social, con el objetivo de formar a los nuevos profesionales que debían ser provistos de un marco epistemológico adecuado. Una teoría que contuviese la dimensión ecológica en la génesis y desarrollo de las patologías psíquicas y la relación dialéctica, indivisa, entre individuo y sociedad. Una unidad indisoluble que es imposible abordar de forma separada. La comprensión de esta unidad dialéctica, mutuamente modificante, se logra, como diría Pichon Riviere, desarrollando la aptitud de aprender a pensar, para poder así modificar la realidad.

«Creo necesario comentar, primero, la tarea que la Escuela se propone. He caracterizado esa tarea como un aprender a pensar, lo que es entendido como la construcción de un ECRO (Esquema Conceptual Referencial y Operativo)».

Dr. Enrique P. Rivière (el subrayado es nuestro)

La Psicología Social implica, de forma obligada, un cambio de paradigma; el individuo no puede ya interpretarse exclusivamente a partir de sí mismo (intrasubjetividad), sino que desarrolla su estructura psíquica vinculada a su entorno, donde siempre hay un <otro> que es parte del conflicto. Su salud y su enfermedad mental está vinculada a los conflictos que tiene en, y con, la sociedad, la familia y los grupos sociales en donde siempre interactúa con <otros> (intersubjetividad). El ser humano es un ser indiviso, biopsicosocial. Es la sociedad, el mundo externo en su conjunto, el factor de conflicto, el vínculo social es el agente patógeno. La psicología, como bien lo dice Sigmund Freud, es siempre psicología social.

«La oposición entre psicología individual y psicología social o colectiva, que a primera vista puede parecernos muy profunda, pierde gran parte de su significación en cuanto la sometemos a un más detenido examen. La psicología individual se concreta, ciertamente, al hombre aislado e investiga los caminos por los que el mismo intenta alcanzar la satisfacción de sus instintos, pero que solo muy pocas veces y bajo determinadas condiciones excepcionales le es dado prescindir de las relaciones del individuo con sus semejantes. En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, <el otro>, como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo, la psicología individual es al mismo tiempo y desde el principio psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado».  Sigmund Freud (el subrayado es nuestro)        

Como sostenemos desde el CEPS de Barcelona, España, el hombre no enferma solo, sino «dentro de un contexto familiar, grupal y social, donde se origina y se expresa su conflicto». La sociedad no es ajena al conflicto, es parte indivisa de este. El ser humano y su vínculo con el contexto social es un continuo interjuego dialectico, donde se decide la salud y la enfermedad mental. El modelo de sociedad, solidario o salvaje, determinara el bienestar o la alienación de una sociedad y, por ende, de los individuos que la componen.

«El factor morbigeno es la sociedad. Las enfermedades mentales son resultantes de conflictos de los individuos con la sociedad. Y por supuesto que dentro de los conflictos sociales encuadro los familiares, en tanto la familia es la célula permanente de cualquier comunidad.»      

                                                     Dr. E. P. Rivière (el subrayado es nuestro)

No hay que confundir el marco teórico epistemológico y el objetivo de la psicología social con la técnica o instrumento de intervención. En la intervención social-comunitaria utilizamos lo que denominamos el Grupo Operativo, que es, como dice P. Rivière, nuestro «instrumento primordial de trabajo y de tarea e indagación operativa», quizás la mejor herramienta de trabajo para intervenir socialmente, pero sin un adecuado marco teórico y sin tener claro el objetivo de nuestra intervención, ninguna herramienta nos será de ayuda. En Psicología Social la teoría que postulamos aborda el aspecto individual y su relación con el ámbito social, el análisis indiviso de las dificultades y problemas que surgen del vinculo individuo-sociedad. Ambos son partes de una misma unidad.

«La Psicología Social estudia la relación dialéctica entre la estructura psíquica del individuo y la superestructura socio-económica».                                                                                                                                      Dr. Enrique P. Rivière 

Nuestra Escuela de Psicología Social está destinada a formar profesionales que conozcan perfectamente el marco epistemológico y el objetivo de la formación, además de enseñar a utilizar la técnica del grupo operativo, que, repetimos, es tan solo una técnica, un instrumento de intervención psicosocial con el cual abordamos la tarea en el proceso terapéutico o corrector de aprender a pensar. Todo grupo operativo es terapéutico en tanto les permite a los miembros del mismo aprender a pensar.

«El grupo operativo, en la medida en que permite aprender a pensar, a vencer, a través de la cooperación y la complementariedad en las tareas las dificultades del aprendizaje, es terapéutico.»                                                                                                                                                                                              Dr. Enrique P. Rivière (el subrayado es nuestro)